Cómo manejar el estrés en el trabajo y la empresa

Es normal generar niveles de estrés mientras realizamos nuestras actividades diarias. Estos niveles pueden deberse por varias situaciones, tales como manejo de información financiera, trato con el cliente o logística de entregas y envíos. Cualquiera que sea tu actividad, es de vital importancia que sepas enfocarlo de manera correcta.

Reconocer el estrés

Muchos piensan que su vida no tiene estrés, que su día a día solo está lleno de situaciones un poco complicadas, pero la realidad es que el estrés es mucho más común de lo que se podría imaginar. Aunque a nivel empresarial existen áreas con ciertos niveles de prioridad, cada una de las personas está expuesta al estrés que conlleva su área.

Lo primero que se debe de hacer es reconocer el estrés. Ya sea que ocupes el cargo de director general, dueño de la empresa o personal operativo, todos vivimos el estrés de diferentes maneras. Hay personas que son muy tolerantes a este modo de vida y hay otras que con cualquier cosa se estresan. Esto, por supuesto, no es culpa suya, sin embargo, sí hay que aprender a canalizarlo para que no detone en una situación que se salga de control.

Síntomas del estrés

Una vez que sospeches que tienes estrés en tu vida, debes reconocer algunos de los síntomas:

  • Falta de sueño
  • Fumar
  • Comer en exceso o no comer
  • Alto consumo de alcohol
  • Ansiedad
  • Ansiedad excesiva en situaciones especiales.

Aunque estos síntomas pueden presentarse en un inicio, el estrés, y sobre todo el laboral, detona en diversas enfermedades a corto, mediano y largo plazo. Entonces, ¿qué hacer para manejarlo?

El estrés en el trabajo y la empresa

Entregar un reporte en un día y hora determinado puede ser un detonante para el estrés en sus diversas formas. Si eres un personal operativo, siempre debes preguntarte ¿qué es lo más que puede pasar? A veces el miedo por no lograr algo o quedar mal en una actividad que no estamos capacitados, nos orilla a generar mucho estrés.

Hay personas que con el estrés se motivan a sacar mejor las cosas, o transforman el estrés en un reto dentro de su día a día. Si tienes un jefe que te presiona mucho, simplemente has tu trabajo. Nadie está obligado a lo imposible, y el hecho de que él o ella sea de una manera, no quiere decir que tú seas malo, simplemente es una forma distinta de trabajo.

Si por el contrario, tú eres el jefe o dueño de la empresa, considera que siempre hay otras alternativas al fallo que puedes estar detectando, en muchas de la ocasiones los fallos provienen de instrucciones mal giradas desde tu posición, así que si no eres capaz de instruir bien a tu gente, quizá no sean ellos los del problema.

Muchos piensan que su vida no tiene estrés, que su día a día solo está lleno de situaciones un poco complicadas, pero la realidad es que el estrés es mucho más común

Maneras de reducir el estrés

Existe gente que apenas termina su horario laboral y se olvida de lo que ocurrió en el trabajo, sin embargo, el estrés recae en el organismo y sus consecuencias van más allá del horario laboral. Para eso, estas son algunas de las recomendaciones que te brindamos para disminuir el estrés.

Ejercicio y deporte. Está es quizá la mejor cura al estrés. El deporte es magnifico para bajar esos elevadísimos niveles que manejas y que no te dejan dormir. Con 30 minutos al día es más que suficiente para que ese ambiente tóxico laboral no te perjudique en tu vida. Y sí, tener sexo ayuda muchísimo al estrés. Recuerda, si tienes 30 minutos para comer, o 30 minutos para bañarte, te aseguro que tendrás 30 minutos para el ejercicio, incluso duermes mucho mejor y descansas más.

Ejercicios de relajación. El Yoga es el ejemplo por excelencia, pues son ejercicio de relajación que te permitirán desahogar todas esas situaciones que te mantienen al límite. Leer también es una buena manera de relajarte, ya que tu mente procesa situaciones completamente ajenas a lo que vives, lo que te ayuda a relajarte en ese ámbito.

Reconoce que a veces la situación no puede cambiar. Ya sea un jefe o tu misma actividad diaria, ten en cuenta que éstos no van a cambiar así nomás. A veces simplemente debes aceptar que el estrés es inerte a tu vida diaria. Hacer eso hará más sencilla tu vida y te permitirá canalizar mejor las situaciones.

Comunícalo a las personas que consideres son estresantes. El dialogo siempre será una opción inteligente, si tu jefe se presta a que dialogues con él, háblalo, quizá no cambie de la noche a la mañana, pero al paso del tiempo se dirigirá a ti de una manera más educada si es que esto es lo que te estresa.

Toma vacaciones. ¿Hace cuanto que no tomas vacaciones? ¿1 año? ¿3 años? ¿5 años? Quizá esa es la razón de tu estrés. Las vacaciones son esenciales para mantener una salud mental estable. Planifica, no necesariamente debes salir a algún resort u Hotel de 5 estrellas, a veces el hecho de quedarte en casa todo el día viendo series en Netflix te ayudarán a bajar ese maldito estrés.

Haz lo que te gusta. Hacer las actividades que nos llenan son también una manera de disminuir esos niveles de estrés, no importa lo que sea, incluso si ese algo es hacer barcos de papel, bailar o ir a caminar.

Situaciones que aumentan el estrés

Ya de por sí vivir al límite o tener mucho estrés en determinadas actividades nos fatigan, poco o nada ayudan las actividades que hacemos y que empeoran la situación.

Discutir por nada. Llegar a casa y discutir porque la comida estaba muy caliente o el perro se la pasa ladrando solo aumentará tu nivel de estrés. La gente que está a tu alrededor no tiene la culpa de lo que pudo haberte pasado. Si sientes que es un ambiente muy irritante, puedes tomarte 5 minutos para caminar a solas.

Malas posturas al sentarse o caminar. El hecho de que las actividades nos sumerjan con sus altos niveles de alteración no son motivo para no tener una buena postura, ya que, si no, al día siguiente o los siguientes días tendrás un dolor terrible en todo el cuerpo y no sabrás por qué.

Tomarte todo muy en serio. Es cierto que hay situaciones que su nivel de importancia hace que el estrés suba demasiado, pero no te lo tomes a pecho, de todos modos, lo que va a ocurrir, ocurrirá, y una vez que haya pasado la situación estresante, déjalo ir y trabaja para que no vuelva a ocurrir. Lo peor que puedes hacer es engancharte demasiado con las situaciones, y esto es llevarlo en ti por mucho tiempo. Con esto no queremos decir que le restes importancia, pero considera que una persona que está en sus 5 sentidos tendrá mejor toma de decisión y reacción que alguien que no lo está, y estar estresado definitivamente no te pone en tus 5 sentidos.

Cuando pedir ayuda

Si ya pusiste a prueba todos los consejos para bajar el estrés y aún así sientes que no controlas tu vida, entonces mírate nuevamente y considera si alguna de esta situación ha llegado a tu vida, si es así, es momento de pedir ayuda profesional:

  • No eres capaz de controlarte a ti mismo. Por más que lo intentas y lo intentas, no eres capaz de controlarte ante las situaciones que te generan estrés. Explotas, gritas y hasta golpeas. Si esto ha ocurrido y no puedes detenerlo, acude con un profesional.
  • Estás adquiriendo malos hábitos, como consumir drogas, alcohol en exceso o algún tipo de sustancia nociva a ti.
  • Dañas a los que te rodean. Nuevamente, las personas que están a tu alrededor y son ajenas a tu estrés, no tienen la culpa de cómo lo canalizas, y no tienen por qué salir heridos o perjudicados por ti. Si estás hiriendo a la gente que te rodea, pide ayuda de inmediato.
  • Tendencias a auto lastimarte. Si te has dañado a ti mismo como consecuencia del sentimiento de culpa por las situaciones estresantes, no lo dudes ni un segundo más, ve y pide ayuda a un experto.

Las situaciones que nos llevan al límite de esto es porque nuestro cuerpo trata de defenderse de algún modo ante las situaciones de estrés, por desgracia, el trabajo y las necesidad nos orillan a tener conductas incluso agresivas.

Si eres un empresario, puedes contratar un plan en capital humano para ayudar a tus trabajadores a que esos niveles de estrés bajen. Has que ellos se sientan felices en el lugar que les has dado para trabajar.

Written by 

Colaborador y Fundador de Contador Contado y Mundo Empresarios. Apasionado por la finanzas y la contabilidad. Pasión por ayudar a las personas en temas fiscales y contables. No olvides visitar mis canales de Youtube: César Cervantes Contador Contado Mundo Empresarios

Entradas relacionadas

Deja tu comentario