Exclusión del RIF que presten servicios con ayuda de plataformas digitales

Plataformas Digitales

La tecnología y las plataformas digitales han permitido contratar u ofertar servicios a través de plataformas digitales. Y la verdad que son bastante prácticas, puesto que ya no se requiere de hojear un gigantesco libro amarillo para localizar al proveedor del bien o servicio que queremos.

El uso de la tecnología ha facilitado la obtención de ingresos, y en consecuencia, surgen nuevas áreas que escapan del control de las disposiciones fiscales. Como nuestro sistema normativo se rige por el principio de la aplicación estricta, era necesario definir algunos detalles sobre la tributación de quienes obtienen ingresos gracias a plataformas digitales y aplicaciones informáticas. De esto se ocupó el Paquete Económico 2020.

No obstante, hubo contribuyentes que equipararon su actividad al Régimen de Incorporación Fiscal (RIF). Y es que la Ley del Impuesto Sobre la Renta no contempló los suficientes candados para restringir dichos ingresos en un régimen fiscal tan bondadoso.

Plataformas Digitales

Dentro de las iniciativas propuestas para este 2020 y que están a punto de ser afinadas para su publicación en el Diario Oficial de la Federación, encontramos la adición de una fracción VI al artículo 111 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta. En dicha fracción encontramos un nuevo sector de contribuyentes que de aprobarse, no podrá formar parte del Régimen de Incorporación Fiscal:

VI. “Las personas físicas que presten servicios o enajenen bienes por Internet, a través de las plataformas tecnológicas, aplicaciones informáticas y similares a que se refiere la Sección III de este Capítulo, únicamente por los ingresos que perciban por la utilización de dichos medios”

A los contribuyentes que obtienen ingresos por la prestación de servicios o enajenación de bienes a través de internet, se les ubica en lo que podría llegar a ser la Sección III del Título IV, denominado “De los ingresos por la enajenación de bienes o la prestación de servicios a través de Internet, mediante plataformas tecnológicas, aplicaciones informáticas y similares”. Un sistema basado en retenciones, relevando al contribuyente de algunas obligaciones de carácter administrativo que en RIF sí estaba obligado a llevar.

Pero si se trata de contribuyentes que cuenta con ingresos diferentes a los regulados en la Sección III antes comentada, esta nueva fracción no establece una restricción para tributar en RIF. Consulte con su asesor fiscal para analizar la posibilidad de seguir tributando en RIF si es procedente, o para realizar los ajustes necesarios.

Written by 

Entradas relacionadas

Deja tu comentario