¿Debemos creer lo que leamos en redes sociales de funcionarios públicos?

funcionarios noticias falsas

Ahora que el Coronavirus (COVID-19) es el tema de funcionarios y políticos y ha acaparado la atención de los medios, debemos ser cuidadosos con la información que leemos en redes sociales sobre el tema. Lamentablemente las noticias falsas sobre defunciones por la infección son el ancla favorita de muchos medios ansiosos por audiencia, divorciándose del compromiso de informar con imparcialidad.

Los empresarios deben aprender a distinguir entre noticias fundamentadas y los chismes, porque muchas decisiones basadas en rumores pueden llevarlos a la ruina económica. Por ejemplo, afirmaciones aventuradas como “las autoridades ordenarán cerrar negocios con amenaza de multa” o “los créditos se triplicarán por culpa de la crisis” pueden sembrar terror irracional entre los empresarios.

El sentido común mal enfocado puede llevarnos a pensar que la “fan page” de cierto funcionario público debe proporcionar información infalible. Lo cierto es que en muchos de estos sitios también se han cocinado las alarmas falsas más escandalosas.

Noticias de funcionarios en redes sociales deben ser cuestionadas

¿Hay un sustento convincente para afirmar que una declaración en redes sociales debe ser cuestionada?

Sí. En el Diario Oficial de la Federación se publicó con fecha del 20 de marzo de 2020 la Adición al Código de Conducta del Banco de México.

En un intento por el Banco de México por contener los intentos de funcionarios públicos para atraer la atención de los medios por declaraciones polémicas, se añadió un numeral 14 denominado: “Del uso de redes sociales”. De esta modificación podemos destacar los siguientes párrafos:

14.- (…)

En las declaraciones u opiniones que divulguemos en las referidas redes sociales, debemos indicar en el respectivo perfil que son expresadas estrictamente a título personal y que no necesariamente representan o reflejan la postura o punto de vista del Banco.

(…)

De igual manera, para evitar posibles afectaciones al funcionamiento del Banco o poner en riesgo la seguridad de sus instalaciones o de las personas, debemos abstenernos de difundir imágenes, audios o videos de las mismas, salvo en aquellos casos en los que se cuente con la autorización del área respectiva conforme a la normatividad aplicable o se hayan hecho previamente públicos por el Banco. También debemos abstenernos de difundir cualquier tipo de imágenes, audios o videos, incluyendo los tomados durante las comisiones de trabajo, que pudieran afectar la imagen institucional.

Por lo que indica la Disposición Transitoria Primera, esta modificación se aprobó el 26 de febrero de 2020, mientras la enfermedad todavía no mostraba a gran escala los efectos en la economía mundial y nacional. ¿Sería que se estaban preparando ante una posible declaración de algún funcionario público del Banco de México ante cuestionamientos sobre una posible crisis económica? No lo sabemos.

Pero estamos seguros de que cuando veamos una declaración polémicas en redes sociales sobre los efectos que el coronavirus tendrá sobre nuestra economía no debemos darlo por hecho. Las redes sociales no son medios oficiales, aunque se trate de afirmaciones de funcionarios públicos no deben considerarse como comunicados de la institución pública a la que pertenece.

En estos tiempos de incertidumbre es importante informarnos en medios oficiales como el Diario Oficial de la Federación y la Gaceta Oficial de cada entidad. Y en materia empresarial puede consultar medios confiables como contadorcontado.com y mundoempresarios.com

Written by 

Entradas relacionadas

Deja tu comentario